mujer asiática, con, cáncer, hablar, doctor

Radioterapia

También conocido como: Radioterapia de haz externo

En Providence, creemos en el poder de la esperanza. Es por esto que nuestros tratamientos contra el cáncer están diseñados para brindar tranquilidad y comodidad a cada paciente. Para ayudar a aliviar y controlar su cáncer, uno de los tratamientos más comunes y efectivos es la radioterapia de haz externo.

La radioterapia de haz externo (EBRT) es un tipo de tratamiento contra el cáncer que ayuda a reducir el tamaño de los tumores mediante dosis precisas de haces de rayos X.

El tipo más común de radioterapia, la EBRT, utiliza diferentes técnicas de imagen y una máquina de radiación controlada por computadora dedicada (acelerador lineal) para administrar dosis de radiación cuidadosamente regulada. 

La radiación ayuda a eliminar las células cancerosas y reduce el tamaño de los tumores, pero también puede afectar los órganos sanos que rodean el cáncer. Es por eso que la radiación tiene varios efectos secundarios. 

Afortunadamente, existen diferentes tipos de EBRT. Estos diferentes tratamientos ayudan a reducir el riesgo de exposición a la radiación en el tejido sano al agregar niveles de precisión y exactitud a su plan de tratamiento personal. Estos diferentes tipos de EBRT incluyen: 

Debido a que la EBRT se administra en varias sesiones cortas y sin dolor, primero se someterá a una variedad de exploraciones y procedimientos para ayudar a determinar cómo los médicos tratarán mejor su situación específica. 

Estas posibles pruebas incluyen tomografías computarizadas, PET y resonancias magnéticas y se utilizan para identificar la ubicación exacta del tumor. Las pruebas son el primer paso que toma su equipo de oncólogos y cuidadores para construir su plan de tratamiento personalizado.

A medida que comienza su tratamiento de radioterapia guiada por imágenes (IMRT), se implementan procedimientos de calibración y diagnóstico. Estos pueden incluir un molde corporal y pequeños tatuajes del tamaño de una peca. Los tatuajes ayudan a que el equipo de radiación se alinee con el área objetivo, y el molde del cuerpo lo ayuda cómodamente a mantener una posición inmóvil en la mesa de tratamiento mientras recibe la radiación. 

Estos procedimientos se calibran diariamente para garantizar precisión, exactitud y coherencia en cada sesión de terapia. 

Cada sesión de radioterapia se ejecuta como una tomografía computarizada o una resonancia magnética. Su radioterapeuta lo ubica en la mesa de tratamiento rodeado por el acelerador lineal médico. Una vez que la máquina esté lista para administrar la radiación, su radioterapeuta saldrá de la habitación. 

En Providence, nos preocupamos por brindar comodidad, por lo que en situaciones como estas, sus terapeutas se mantendrán en contacto con usted a través de un micrófono y un intercomunicador en todo momento si necesita algo. Cada sesión es corta y sin dolor. De hecho, el haz de radiación externa solo está encendido durante unos segundos durante la sesión. La mayor parte del tiempo se usa para colocarlo en la mesa de tratamiento, para garantizar una precisión constante del haz en su cuerpo.

El riesgo más importante a tener en cuenta es el hecho de que su cuerpo está expuesto a breves ráfagas de radiación. Afortunadamente, con el avance de los tratamientos contra el cáncer de última generación, los médicos pueden apuntar con precisión a los tumores mientras minimizan la exposición a la radiación y respetan los órganos vitales adyacentes. 

La radiación en sí también puede provocar ciertos efectos secundarios. Las reacciones a la radiación pueden incluir sequedad o picazón en la piel sobre el objetivo, dolor y náuseas.

  • ¿Cómo se administra la radiación?

    La radioterapia se administra externamente, mediante el uso de una máquina que genera un haz de radiación, o internamente, colocando material radiactivo en los tejidos o cavidades corporales.

  • ¿Qué sucede en la radioterapia externa?

    El equipo utilizado para la terapia de haz externo se denomina acelerador lineal. El paciente se acuesta en una mesa de tratamiento y se coloca debajo de la máquina. La máquina no toca al paciente. Un acelerador lineal es capaz de girar 360º alrededor del paciente. El médico, a través del proceso de planificación del tratamiento, prescribirá la dirección en la que se dirige el haz de rayos X. Para casos muy seleccionados, especialmente lesiones cutáneas, se pueden utilizar radiografías superficiales. Los médicos seleccionarán qué máquina es apropiada para sus circunstancias.

  • ¿Qué es exactamente un acelerador lineal?

    En términos muy básicos, la máquina se denomina acelerador lineal debido a la naturaleza de cómo se generan los rayos X. Una corriente de electrones de alta velocidad se acelera siguiendo un camino lineal hasta que entra en contacto con un objetivo. Luego, se producen rayos X. Además de la producción de rayos X, nuestros aceleradores lineales tienen la capacidad de mover este "objetivo" fuera del camino y producir electrones como un medio para tratar a los pacientes. La diferencia entre usar rayos X y usar electrones para el tratamiento es la profundidad con la que pueden penetrar. Casos como los cánceres de piel serían un ejemplo en el que se utilizarían electrones.

  • ¿Qué sucede durante mi primera visita después de la consulta?

    Llegue y siéntese en nuestra sala de espera. Puede esperar hasta que el terapeuta de radiación lo reciba para cambiarse de ropa. En el momento de su cita programada, un terapeuta ingresará a la sala de espera y le explicará el proceso para cambiarse de ropa y guardarla de manera segura en un casillero. Durante esta cita, se llevará a cabo su simulación. Una simulación es el proceso en el que se apuntará y marcará el área de radiación. Se le colocará en una posición que se reproducirá en cada visita. Este posicionamiento es muy importante para sus tratamientos diarios y la precisión con la que administramos el tratamiento. Nuestro objetivo es colocarlo en la posición corporal perfecta en la que se pueda acceder al área objetivo y que sea lo suficientemente cómoda para que se quede quieto. Esto requiere la dirección del oncólogo radioterápico, el radioterapeuta y, a veces, el radiofísico/dosimetrista. La sala del simulador es una sala de rayos X especializada donde se adquieren imágenes tanto para cálculo como para documentación. Esto tiende a ser más largo que su cita de tratamiento.

  • ¿Qué sucede durante mis tratamientos?

    Puede continuar y ponerse una bata de la misma manera que lo hizo durante la última visita. Guarda tu ropa en un casillero y colócate la llave alrededor de la muñeca. Un radioterapeuta entrará en la sala de espera y lo acompañará a la sala de tratamiento. Ahora se le colocará en la mesa de tratamiento en la misma posición que se utilizó en la sala del simulador. Los terapeutas usarán las marcas y los tatuajes que le dieron para alinear correctamente su cuerpo. Una vez que esté posicionado, es muy importante que permanezca lo más quieto posible y respire normalmente.

    Las películas de rayos X se toman inicialmente en la sala de tratamiento para documentar y verificar que el área objetivo esté alineada exactamente como lo recetó el médico. Una vez que el médico aprueba estas películas, se repiten semanalmente a lo largo de su tratamiento como parte de nuestro programa de garantía de calidad para garantizar que reciba la atención de la más alta calidad.

    Los terapeutas salen de la habitación durante su tratamiento pero lo están monitoreando tanto visualmente en un monitor de TV de circuito cerrado como audiblemente a través de un sistema de intercomunicación en todo momento.

    Durante su tratamiento, puede escuchar los sonidos de la máquina y ver una luz roja parpadeando. Simplemente indican que el equipo está encendido.

    Al final del tratamiento, los terapeutas lo ayudarán a bajar de la mesa de tratamiento. No intente levantarse y salir solo. Es importante continuar quieto hasta que los terapeutas le informen que su tratamiento ha terminado y que ha terminado.

  • ¿Cuánto durará mi tratamiento diario?

    La duración normal de su tratamiento diario será de 15 para 30 minutos dependiendo de la complejidad de su configuración. La mayoría de los tratamientos se administran de forma rutinaria de lunes a viernes, una vez al día. Hay excepciones a esta rutina, que son dictadas por la prescripción del médico.

  • ¿Cuántos tratamientos necesitaré?

    El oncólogo de radiación escribe una receta que incluirá la dosis diaria de radiación, el tipo/energía de radiación, cuántas fracciones (o días) por tratamiento y la dosis total. Hay muchos factores que el médico debe tener en cuenta al escribir la prescripción, como la patología, el volumen del tumor, la tolerancia del tejido normal circundante, la quimioterapia simultánea u otros tratamientos, etc. Al administrar los tratamientos durante un período de semanas, los tejidos normales tienen la oportunidad de recuperarse más fácilmente y tolerar mejor la dosis total. Un curso promedio de tratamiento sería de seis a ocho semanas.

  • ¿Puedo perderme un tratamiento?

    Para recibir el máximo beneficio de la terapia, es esencial que reciba todos los tratamientos de radiación recetados. Si cree que no puede presentarse a una cita programada, llame a la enfermera o al terapeuta. Las citas perdidas se recuperan para que aún pueda recibir la misma cantidad total de tratamientos recetados. Haremos todo lo posible para ayudarlo a programar todas sus citas médicas programadas. Estamos muy familiarizados con los pacientes que tienen que ver a más de un médico en un día, y haremos todo lo posible para reprogramar su cita si es necesario para que pueda hacerlo.

    A veces, su oncólogo radioterápico puede recetarle una pausa en el tratamiento. Esto permite que los tejidos normales tengan la oportunidad de recuperarse de los efectos de la radiación.

  • ¿Duele el tratamiento?

    Los tratamientos de radiación no duelen en absoluto. El tratamiento es indoloro.

  • ¿Me volveré radiactivo después de recibir mi tratamiento de radiación externa?

    No. Ni usted ni su ropa se volverán radioactivos, y es perfectamente seguro para usted estar cerca de su familia y seres queridos.

  • ¿Experimentaré efectos secundarios del tratamiento?

    Cualquier efecto secundario que pueda experimentar depende de la cantidad y frecuencia de la radiación y del área anatómica que se trata. Los efectos secundarios varían de persona a persona debido a la sensibilidad individual a la radiación.

    Antes de que comience el tratamiento, el oncólogo radioterápico y la enfermera analizarán con usted cualquier efecto secundario que pueda ocurrir y lo que puede hacer para controlarlo o aliviarlo. Es importante recordar que la mayoría de los efectos secundarios son temporales. Por lo general, desaparecen unas pocas semanas después del tratamiento, aunque algunos pueden tardar un poco más en resolverse. La mayoría de los pacientes experimentan fatiga en algún momento durante el curso de la terapia. Puede persistir durante algunas semanas después de la finalización del tratamiento. Recuerde, la fatiga es un efecto secundario habitual de la radiación y no es una indicación de la progresión de la enfermedad. Los legos comúnmente creen que las náuseas, los vómitos, la diarrea y la caída del cabello son efectos secundarios universales de la radiación. Pueden presentarse náuseas, vómitos y diarrea cuando se irradia el abdomen. La pérdida de cabello probablemente ocurrirá en el área de tratamiento. Es probable que el cabello o la barba del cuero cabelludo se caigan si se irradia el cuero cabelludo, la boca o la garganta. El tamaño del campo de radiación y la dosis de radiación determinan si tendrá estos efectos secundarios. Los efectos secundarios de la radiación están localizados y pertenecen solo al área irradiada.

  • ¿Qué debo hacer si ocurren estas reacciones?

    Informe cualquier reacción al oncólogo radioterápico, la enfermera o el terapeuta antes de su tratamiento. Hay muchas medidas de comodidad y medicamentos disponibles para aliviar estos efectos secundarios.

  • ¿La radiación afectará mi piel?

    Durante las primeras dos semanas de tratamiento, es probable que no note ningún cambio. Luego, puede notar que la piel expuesta a la radiación puede enrojecerse, secarse y picar. Estos cambios en la piel son temporales y sanarán unas pocas semanas después de que se complete la radiación.

    Cuidados recomendados de la piel expuesta al haz de radiación en su punto de entrada y en su punto de salida:

    • Mantenga la piel irradiada limpia y seca. Limpiar con un jabón suave y agua. Use su mano desnuda para limpiar el área. Puede juzgar mejor la sensibilidad y la presión de esta manera. Seque suavemente el área. Evite frotar vigorosamente, masajear o rascarse.
    • Evite usar ropa ajustada que pueda rozar, rozar o irritar su piel. Las telas de algodón son mejores que las sintéticas al lado de la piel.
    • No use almohadillas térmicas, lámparas solares o de calor, bolsas de agua caliente o bolsas de hielo en las áreas tratadas.
    • No exponer la piel tratada al sol. Use ropa protectora sobre el área tratada. El protector solar no brinda suficiente protección.
    • No aplique desodorantes, cosméticos, lociones, polvos, vaselina, productos que contengan alcohol o productos como Deep Heat®, Icy Heat® o Tiger Balm® sobre la piel irradiada. Si tiene alguna pregunta, pídale aclaraciones a la enfermera o al terapeuta.
    • No aplique aceite o crema de vitamina E en el área irradiada. Solo aplica el gel o crema que te proporcionamos.
  • ¿Hay alguna restricción en mis actividades?

    Se le anima a continuar con sus actividades diarias normales tanto como sea posible, siempre que no se sienta demasiado estresado. Sin embargo, según el área del cuerpo que estemos tratando y si tiene modalidades de tratamiento adicionales, como cirugía, es posible que deba analizar las restricciones con el médico.

    Muchas personas continúan trabajando sin experimentar efectos adversos. Si siente que no puede continuar trabajando o necesita un horario reducido, hable con su médico o enfermera. Trate de equilibrar sus actividades diarias con períodos de descanso, si es necesario.

  • ¿Necesito seguir una dieta especial?

    Según el área de tratamiento específica y los efectos secundarios, es posible que deba modificar su dieta. En general, debe comer una dieta bien balanceada que sea rica en proteínas y calorías. Una dieta rica en proteínas y calorías le ayudará a mantener su peso y le proporcionará los nutrientes necesarios para que el tejido normal se recupere. Haremos los arreglos para que usted y/o un miembro de su familia se reúnan con nuestro dietista registrado cuando sea apropiado.

  • ¿Ayudarán las vitaminas adicionales?

    Cuando se sienten cansadas, muchas personas quieren tomar suplementos vitamínicos. Aconsejamos a nuestros pacientes que no tomen antioxidantes, como las vitaminas A, C y E, el selenio y el betacaroteno. La radiación es un oxidante, y nos preocupa que tomar antioxidantes adicionales al mismo tiempo que la radiación pueda disminuir la eficacia de los tratamientos. Aunque se permite una tableta multivitamínica por día, le recomendamos que no tome nada más.

  • ¿Qué pasa con la conducción?

    La radiación generalmente se administra de forma ambulatoria y la mayoría de las personas pueden conducir hasta la terapia. En algunos casos, es posible que deba hacer arreglos para que un amigo o familiar lo lleve.

  • ¿Me atenderán en vacaciones?

    El departamento suele estar cerrado en días festivos nacionales. Sin embargo, en los casos en que esto afectaría negativamente la eficacia de los tratamientos, se hacen arreglos especiales para el tratamiento en días festivos.

  • ¿Por qué el hospital y los oncólogos radioterápicos me facturan por separado?

    La ley exige que todos los cargos de los médicos del hospital, como los oncólogos radioterápicos, se emitan por separado. Debe esperar recibir varias declaraciones individuales después de que se complete su tratamiento.

    Estos cargos cubren muchos aspectos de su atención, como la consulta, la planificación del tratamiento, la administración del tratamiento y las visitas de seguimiento.

    La mayoría de los planes de seguro cubren el costo de la radioterapia. Si tiene alguna pregunta, comuníquese con nuestro asesor financiero.

  • atención de seguimiento

    Una vez que se complete el ciclo de tratamiento, su oncólogo radioterapeuta programará una visita de seguimiento inicial dentro de dos a cuatro semanas. En este momento, lo examinarán para asegurarse de que se estén resolviendo los efectos secundarios.

    Se hace todo lo posible para minimizar los efectos secundarios de la radiación excluyendo el tejido normal del campo de tratamiento. Su oncólogo de radiación está capacitado para reconocer y tratar estos efectos de inmediato.

    Para garantizar su salud continua, se programarán futuras visitas de seguimiento cada tres a seis meses. Si otro oncólogo también lo está monitoreando, su programa de seguimiento se ajustará para eso.

    Su médico de cabecera u oncólogo médico puede tener preguntas sobre los cambios en sus exámenes físicos provocados por el tratamiento de radioterapia. Dado que estos cambios pueden ser sutiles y progresar meses o incluso años después del tratamiento, es importante que cumpla con su programa de citas de seguimiento. Su oncólogo de radiación puede trabajar con su médico de atención primaria para evitar procedimientos de diagnóstico innecesarios.

Según el tipo de cáncer y el lugar donde se esté tratando, su médico puede recomendarle radioterapia interna o braquiterapia. Este tratamiento proporciona una dosis más alta de radiación en un área más pequeña de lo que es posible con el tratamiento de radiación de haz externo.

Hay dos tipos de braquiterapia: tratamiento intracavitario y tratamiento intersticial. Con el tratamiento intracavitario, las fuentes radiactivas se colocan en un espacio cercano al tumor, como el cuello uterino, la vagina o el esófago. Con el tratamiento intersticial, las fuentes radiactivas se colocan directamente en los tejidos, como la próstata.

Estos procedimientos pueden requerir anestesia, un procedimiento quirúrgico y una breve estadía en el hospital. Los pacientes con implantes permanentes pueden tener algunas restricciones al principio y luego pueden volver rápidamente a sus actividades normales. Los implantes temporales se dejan dentro del cuerpo durante minutos, horas o días. Mientras las fuentes radiactivas están en su lugar, los pacientes permanecen en una habitación privada. Durante el tiempo en que la radiación está presente en su sistema, los médicos, enfermeras y demás personal médico continúan cuidándolo, pero toman precauciones especiales para limitar su exposición a la radiación.

Los tipos de radioterapia interna incluyen:

Médicos especialistas en radioterapia

En Providence, usted tendrá acceso a una amplia red de médicos dedicados y compasivos que ofrecen atención personalizada y se centran en el tratamiento, la prevención y la educación sobre la salud.

Ver todos los médicos especialistas en Radioterapia

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink SoftwarePowered By OneLink