Consejos para controlar el dolor de espalda o cuello

 

Cerca de 100 Millones de estadounidenses sufren de dolor de cuello y espalda cada año. Afortunadamente, a menudo puedes tratar el dolor en casa. A continuación se ofrecen algunos consejos para aliviar el dolor de espalda y cuello, formas de prevenir el dolor en el futuro y pasos a seguir cuando su dolor pueda indicar un problema de salud más grave. Obtenga más información sobre el tratamiento para el cuidado de la columna.

Seis consejos para aliviar el dolor en casa

La aplicación de hielo puede reducir la posibilidad de hinchazón y dolor en los primeros dos o tres días después de una lesión. Proteja su piel envolviendo el hielo en un paño, como una funda de almohada, antes de aplicarlo sobre la lesión. El hielo puede permanecer en el área lesionada durante 20 minutos a la vez. Repita esto cada dos o tres horas según sea necesario.

Aplicar calor a una lesión reciente puede ayudar a curar. El calor relaja los músculos y aumenta el flujo sanguíneo al área lesionada. Aplique calor a su lesión durante 20 minutos a la vez, varias veces al día según sea necesario. Puedes alternar entre aplicar calor y hielo. No aplique calor sobre un parche de medicamento. Además, evite usar calor en una incisión durante los primeros días después de la cirugía. No se duerma mientras usa una almohadilla térmica ni se acueste directamente sobre una almohadilla térmica, ya que podría quemarle la piel.

El paracetamol y los AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroides), como la aspirina y el ibuprofeno, pueden ayudar a controlar el dolor. Si tiene preguntas sobre si estos medicamentos son seguros para usted o cuál sería el mejor, comuníquese con su proveedor de atención médica. Lea la etiqueta para saber cuánto puede tomar de forma segura y con qué frecuencia puede hacerlo. También es posible que desee hablar con su proveedor de atención médica sobre las cremas para aliviar el dolor. Pueden ser eficaces, pero también pueden contener AINE y pueden aumentar la dosis total de este tipo de analgésico por encima de los niveles permitidos.

Utilice almohadas para aliviar la presión del área lesionada cuando se acueste. Para el dolor de espalda, coloque una almohada debajo de las rodillas cuando esté acostado boca arriba. Cuando esté acostado de lado, coloque la almohada entre las piernas. Para el dolor de cuello, intente colocar almohadas debajo de los brazos. También puede encontrar que cambiar a una almohada diferente le proporciona alivio.

Estirar suavemente los músculos que sostienen la columna puede ayudar a aliviar parte del dolor. Para la zona lumbar, estire suavemente la espalda y las piernas. Para el cuello, mueva y estire el cuello y los omóplatos. Estírese lenta y cuidadosamente, evitando posiciones o movimientos que le resulten incómodos. Al igual que los estiramientos, el masaje también puede reducir el dolor.

Cuando siente dolor, el ejercicio puede ser lo último que desee hacer. Pero las investigaciones muestran que el ejercicio de bajo impacto puede ayudar a disminuir algunos dolores de espalda y cuello. Evitar el movimiento puede empeorar el dolor. Comience lentamente, con actividades suaves como caminar o moverse en una piscina durante 10 minutos. A medida que empiece a sentirse mejor, podrá aumentar sus niveles de actividad.

No ignore los síntomas graves. Busque atención médica si su dolor de cuello y espalda es el resultado de un accidente o si su dolor no mejora o empeora dentro de una o dos semanas. Si tiene fiebre, entumecimiento, debilidad, incontinencia intestinal o vesical, visite la sala de emergencias más cercana.

Prevención del dolor crónico de espalda y cuello

Si experimenta dolor de espalda y cuello frecuente, considere algunos cambios funcionales y de estilo de vida.

pareja caminando al aire libre

Invertir en prevención

Las personas suelen pasar entre siete y ocho horas al día en la cama. Y puede pasar la misma cantidad de tiempo de pie o en su escritorio. Cada una de estas actividades puede generar estrés en su cuerpo si no utiliza el equipo adecuado. Cuida tu espalda invirtiendo en:

  • Un escritorio que tenga la altura adecuada para usar el teclado y mirar el monitor sin forzar el cuello o la espalda. 
  • Un colchón que sostiene tu columna
  • Una almohada que no causa tensión en el cuello 
  • Una silla ergonómica que apoya tu espalda y te ayuda a sentarte derecho
  • Zapatos que calzan bien y ofrecen soporte. 

Presta atención a la mecánica.

La forma en que realiza las tareas diarias simples puede ponerlo en riesgo de sufrir dolor de espalda y cuello. Aquí hay algunas formas en las que puedes apoyar tu espalda y cuello día a día.: 

  • Asegúrese de mover las caderas al girar el cuerpo para evitar demasiada tensión en la espalda. Dar pasos y girar con las piernas también puede ayudar a reducir la tensión.
  • Al levantar algo, doble las rodillas y las caderas, no la cintura.
  • Practica una buena postura. Mantenga la columna recta al caminar, estar de pie y sentarse, y evite encorvarse.
  • Mire hacia adelante y siéntese derecho cuando mire su teléfono para evitar desarrollar dolor de cuello.
  • Haz ejercicios de fortalecimiento del core. Cuando nuestros músculos centrales están débiles, nuestra espalda trabaja más para mantener estable nuestra columna, lo que puede provocar lesiones.
  • Si siente dolor, elija actividades de bajo impacto como caminar, nadar y andar en bicicleta. A medida que se sienta mejor, podrá progresar hacia actividades más exigentes físicamente, como correr y saltar.
  • Estírese con regularidad. Los músculos tensos pueden ejercer presión sobre la espalda y el cuello. 

Mantenerse sano

El dolor de espalda o cuello puede estar relacionado con otros problemas de salud, como el estrés crónico o los trastornos del sueño. Mantenerse saludable (mente, cuerpo y espíritu) es una de las mejores maneras de prevenir el dolor y las lesiones. Y lo hacemos a través de:

  • Duerma al menos siete horas cada noche y mantenga un horario de sueño constante.
  • Mantener un peso saludable.
  • Reduce tu estrés.

no fumes

Los estudios sugieren que las personas que fuman tienen casi tres veces más probabilidades de desarrollar dolor de espalda crónico. Fumar puede retrasar o interrumpir la curación y, en algunos casos, puede impedir la recuperación total de una lesión o procedimiento médico. Si fuma o usa productos de nicotina, busque ayuda para dejar de hacerlo.

Comprender el dolor de espalda y cuello

Describir el tipo de dolor que experimenta puede ayudar a su proveedor a identificar la causa y el mejor tratamiento para su lesión. El dolor de espalda y el dolor de cuello se dividen en dos categorías:

Dolor agudo Aparece repentinamente y puede ser causado por una lesión.

Dolor crónico Puede ser causado por músculos débiles, mala postura y afecciones como la artritis. Continúa más allá de los tres meses.

El dolor de espalda y cuello puede tener muchas causas, incluidas algunas simples, como dormir en una posición incómoda. Aquí hay algunas otras causas comunes.: 

  • Artritis
  • Problemas neurológicos o mecánicos en la columna.
  • Distensión de tejidos blandos

Además de ser agudo o crónico, su dolor puede limitarse a un área de la espalda o cubrir varias áreas. Puede experimentar uno o más de los siguientes tipos de dolor o sensación:

  • Dolor a lo largo de la columna o el cuello
  • Dolor ardiente, sordo o agudo en un solo lugar o que se irradia a un área más grande
  • Dolor punzante, entumecimiento u hormigueo que puede extenderse desde el cuello o la espalda hasta las extremidades.
  • Rigidez a lo largo de la columna
  • Otros síntomas
  • Además de los tipos de dolor enumerados anteriormente, puede experimentar otros síntomas con lesiones en la espalda o el cuello. Éstos incluyen:

    • Fatiga
    • dolores de cabeza
    • Irritabilidad

No ignore los síntomas graves.

Busque atención médica si su dolor de cuello y espalda es el resultado de un accidente o si su dolor no mejora o empeora dentro de una o dos semanas.

Si tiene fiebre, entumecimiento, debilidad, incontinencia intestinal o vesical, visite la sala de emergencias más cercana.

Cuándo consultar a su proveedor

No todos los dolores de espalda y cuello responden a los tratamientos caseros. Si su dolor no mejora con el uso de analgésicos AINE o después de reducir sus actividades, le recomendamos que consulte a su proveedor de atención primaria. Si necesita establecer atención con un proveedor de atención primaria, busque uno utilizando nuestro directorio de proveedores .

Durante su visita, su proveedor de atención primaria le preguntará sobre su dolor, sus niveles de actividad y cómo se ha estado tratando en casa. Puede prepararse para su visita y ayudar a su proveedor a brindarle el diagnóstico más preciso preparándose para responder estas preguntas.:

  • ¿tiene algún nuevo problema para vaciar la vejiga o llegar al baño a tiempo?
  • ¿Tiene alguna nueva debilidad, por ejemplo, dificultad para levantar el pie o agarrar cosas, o dejar caer cosas o caerse con más frecuencia?
  • ¿Tiene entumecimiento u hormigueo? (Si siente entumecimiento en las nalgas o cuando se limpia con papel higiénico, informe a su proveedor de inmediato.)
  • ¿Cuánto tiempo llevas experimentando el dolor?
  • ¿Tuviste un accidente o alguna actividad te causó dolor?
  • ¿Qué has estado haciendo en casa para aliviar tu dolor?
  • ¿Qué empeora su dolor? ¿Qué lo hace mejor?
  • ¿Qué tipo de dolor estás experimentando?
  • ¿Dón de está tu dolor?

Su proveedor de atención primaria realizará un examen y posiblemente solicitará radiografías u otras imágenes. También pueden recomendar medicamentos de venta libre o recetados. Dependiendo de sus hallazgos y de su progreso con el tratamiento inicial, su proveedor puede derivarlo a uno de los siguientes especialistas o tratamientos.

  • Fisioterapeuta. Estos especialistas ayudan a los pacientes a sanar mediante el movimiento y el ejercicio.
  • Neurólogo. Estos médicos tratan trastornos del cerebro y del sistema nervioso. Algunos se especializan en el tratamiento de problemas de la columna que pueden causar dolor de espalda y cuello.
  • Ortopedista. Estos médicos tratan lesiones y afecciones de los huesos, músculos, articulaciones y tejidos blandos.
  • Especialista en medicina de rehabilitación física (fisiatra). Estos médicos ayudan a encontrar la fuente del dolor y crean planes de tratamiento personalizados para los pacientes.
  • Inyecciones especializadas. Se pueden recomendar inyecciones de esteroides, bloqueos nerviosos y otras inyecciones espinales administradas por un especialista en dolor para aliviar o bloquear el dolor.
  • Terapias integrativas. También se pueden recomendar acupuntura, tratamientos quiroprácticos y terapias de masajes.

Muchas personas que tienen dolor de espalda y cuello no necesitan cirugía para encontrar alivio. Sin embargo, si su dolor es intenso o persistente o si experimenta otros síntomas, su proveedor de atención puede realizarle pruebas para asegurarse de que no tenga un problema de salud más grave. Estas pruebas pueden incluir herramientas de diagnóstico como una resonancia magnética.

Si necesita cirugía, su Providence El equipo de atención estará con usted en cada paso del camino. Trabajarán con usted para crear un plan de tratamiento personalizado, ayudarán a coordinar su atención y estarán presentes cuando usted o sus seres queridos tengan preguntas o inquietudes.

Si su proveedor recomienda la cirugía, aquí hay algunas preguntas que puede hacer:

  • ¿Cuánto tiempo estaré en el hospital?
  • ¿Cuánta ayuda necesitaré durante mi recuperación?
  • ¿Hay algo que debo hacer para prepararme para la cirugía?
  • ¿Cuáles son los riesgos de la operación?
  • ¿Cómo será mi recuperación?
  • ¿Sentiré mucho dolor?
  • ¿Mi condición empeorará si no me hago la cirugía?

En Providence , queremos eliminar el miedo a la cirugía y ayudarle a verla como una forma de volver a estar con las personas y las cosas que ama.

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink SoftwarePowered By OneLink