enfermera tomados de la mano con el paciente en silla de ruedas

Trasplante de riñón

En Providence, nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes a través de una atención compasiva y tratamientos integrales. Para aquellos afectados por insuficiencia renal (enfermedad renal en etapa terminal), esto significa proporcionar trasplantes de riñón eficientes y efectivos.

Un trasplante de riñón es un procedimiento quirúrgico en el que uno o ambos riñones defectuosos de una persona se reemplazan por riñones sanos.

Utilizado para tratar la insuficiencia renal grave, el trasplante de riñón es una alternativa liberadora al tratamiento de diálisis. A menudo, los pacientes que se someten a diálisis tienen que seguir horarios estrictos y dependen de visitas constantes a los centros de diálisis. Un trasplante de riñón, aunque no para todos, puede mejorar la calidad de vida general del paciente.

Los riñones sanos se proporcionan a través de un donante, ya sea vivo o fallecido. Los donantes se emparejan según el tipo de sangre y el tipo de antígeno leucocitario humano (HLA). Tener tipos de HLA similares ayuda al cuerpo a aceptar el riñón extraño. Debido a que obtenemos nuestros tipos HLA de nuestros padres, los familiares cercanos de un paciente tienen una mayor probabilidad de ser donantes compatibles.

Durante el procedimiento, su cirujano hará una incisión abdominal sobre el pliegue de la ingle en el lado izquierdo o derecho de su cuerpo. Una vez hecha la incisión, su cirujano tomará el riñón donado y lo colocará en la parte inferior de su abdomen. Luego, el riñón se conecta a sus venas, arterias y vejiga, lo que le permite realizar las funciones normales de un riñón.

La mayoría de las veces, sus riñones originales (riñones nativos) permanecerán en su cuerpo a menos que estén causando problemas, como malestar o infección. Los riñones nativos generalmente se dejan en el cuerpo porque la extracción requiere más de un mes de tiempo de recuperación y una necesidad inmediata de diálisis. La extirpación de un riñón nativo también puede dificultar que el cuerpo acepte el nuevo riñón. Si es necesario, la extracción del riñón nativo suele realizarse después del trasplante.

Para los pacientes sanos aptos como donantes de riñón, los cirujanos a menudo adoptan un enfoque laparoscópico (mínimamente invasivo) para la extracción del riñón. El cirujano usa pequeñas incisiones del tamaño de una moneda para insertar herramientas que se usan para separar el riñón de las venas, las arterias y el uréter. Luego se usa una pequeña incisión de aproximadamente cuatro pulgadas para extirpar todo el riñón. Debido a que el cuerpo solo requiere un riñón sano para realizar su función natural, la extirpación renal laparoscópica a menudo resulta en tiempos de recuperación más rápidos y bajo riesgo de complicaciones.

Los trasplantes de riñón se realizan bajo anestesia general. La operación suele durar de dos a cuatro horas. La mayoría de los pacientes permanecen en el hospital hasta una semana después de la cirugía, donde son monitoreados por un equipo de cuidadores.

Además de los posibles efectos secundarios comunes de la cirugía (sangrado, infección, hematomas, dolor y entumecimiento), la complicación posible más significativa de un trasplante de riñón es el rechazo del nuevo riñón.

En Providence, nuestro equipo de médicos, nefrólogos y especialistas renales trabajan juntos para apoyarlo después de su trasplante de riñón. Su equipo de cuidadores le proporcionará los recursos necesarios para mejorar su calidad de vida después de la operación.

Médicos Especialistas en Trasplante de Riñón

En Providence, usted tendrá acceso a una amplia red de médicos dedicados y compasivos que ofrecen atención personalizada y se centran en el tratamiento, la prevención y la educación sobre la salud.

Ver todos los médicos especialistas en Trasplante de Riñón

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink SoftwarePowered By OneLink